Venezuela: Capitalismo y Lucha de Clases

De Materiales

Venezuela3Los tres posicionamientos que aparecen a continuación, fueron publicados desde el año 2013 al 2015 por parte de diversos compañeros de lucha. Pese a que han transcurrido dos años desde entonces, estamos convencidos de que su contenido no carece de actualidad, y por el contrario, el balance que realizan corresponde bastante a lo que últimamente acontece en aquellas tierras del mar Caribe.

Como ya es de conocimiento común, los materiales que difundimos en éste blog siempre han apuntado a salirse de la rueda ideológica que está presente por igual en los medios de izquierda y derecha. Si nuestra realidad local generalmente nos rebasa, por consiguiente lo que ocurre fuera de nuestras fronteras aun más. No obstante, limitarse a abandonar todo esfuerzo por generar crítica, divulgarla y discutirla, no tiene razón de ser. Aportes como estos no deben entenderse como algo definitivo, sino como esfuerzos que son parte de un proceso continuo, simples (pero necesarias) contribuciones para forjar alternativas de lucha propias, autónomas y verdaderamente revolucionarias a partir de la crítica radical. Evidentemente, dar una respuesta certera a todas las implicaciones que conciernen al terreno práctico de la lucha, así como las innumerables tareas que conlleva organizarla; no se resolverán en unas líneas escritas, ni se conseguirán mecánicamente ni a corto plazo, ni mucho menos con voluntarismos inmediatistas. Fracasos y descalabros constantes tendrán que ocurrir en las calles para vislumbrar avances.

Mientras tanto, esbozando un poco sobre el tema que abordamos, vemos pertinente enfatizar y sintetizar lo siguiente: Encuadrarse bajo las banderas del falso antagonismo «imperialismo yankee vs democracia socialista latinoamericana» es aceptar ciegamente marchar hacia el desfiladero, es tomar parte en un simulacro de oposición que inevitablemente nos llevará a que las cosas sigan igual (o peor que antes); por ello, cuando enarbolamos la consigna “Ni chavismo ni oposición”, no estamos haciendo uso de un simple slogan disruptivo, lejos de eso, estamos exponiendo sin tapujos una realidad que durante años ha sido mistificada y tergiversada por todas las facciones de la burguesía.

La autodenominada revolución bolivariana no se contrapone en lo más mínimo al capitalismo. El Socialismo del Siglo XXI es reformismo a secas, enmarcado en la continuidad de las tareas democrático-burguesas, es decir: la defensa de la economía, del valor, del Estado, del la patria, del progreso y el desarrollismo.

Por otra parte, ni Hugo Chavez ni Maduro han sido dictadores fascistas, muy por el contrario, son tan demócratas como sus homólogos que exigen “la liberación de presos políticos en Venezuela” (obviamente se refieren exclusivamente a los presos de la MUD). Todos los ciudadanistas/derechistas/demócratas que cínica e hipócritamente se indignan y denuncian la represión policial que lleva a cabo el gobierno bolivariano, simultáneamente en “sus propios países” ellos también fungen como cómplices, delatores, auspiciadores y hasta participes directos en la represión y masacre a los proletarios precarios, pauperizados y marginados que luchan contra la explotación y el saqueo que realizan las empresas petroleras, gaseras y mineras.

La lucha revolucionaria que reivindicamos para destruir al Capital, ha de combatir en el mismo tenor a todos los Estados nacionales, reduciéndolos a menos que escombros; sin importar el adjetivo que les caracterice, la ideología que pregonen, o el personaje o grupo que esté a la cabeza; esa es una afirmación ineludible de nuestro programa histórico.

[Materiales]

Sigue leyendo “Venezuela: Capitalismo y Lucha de Clases”

Policía y Democracia

Extraído del periódico Anarquía y Comunismo #8

La democracia no excluye de ninguna manera la autoridad, la dictadura, el Estado. Por el contrario, ella los necesita como su fundamento.
Jacques Camatte, La mistificación democrática.
La seguridad es el supremo concepto social de la sociedad burguesa.
Karl Marx, Sobre la cuestión judía.
Con una metralleta en la raja, todo Chile trabaja.
Sergio de Castro, Chicago Boy y Ministro de Hacienda (1977 – 1982) del Dictador Pinochet.

acabExiste una relación orgánica directa y funcional entre la policía, la democracia y el desarrollo del capitalismo. La democracia moderna es una relación social e histórica inseparable del capital. De hecho, la sociedad capitalista alcanza su pleno desarrollo histórico, económico (e incluso militar) con la organización de miles de millones de seres humanos bajo el régimen democrático. La base material del sistema democrático son las relaciones sociales capitalistas, que tienden a disolver toda unidad entre los individuos y la comunidad humana, es la reunión de lo separado en tanto que separado: un aglomerado de soledades organizadas por y para la producción mercantil. Por consiguiente, es posible afirmar que la policía es una fracción especial del ejército permanente del Estado/Capital, cuya función es asegurar la realización de la plusvalía, la conversión de las mercancías en dinero o, en otras palabras, asegurar la sumisión de todas las actividades humanas a la permanente autovalorización del capital.

Puesto que las actuales condiciones capitalistas de existencia son la base material del sistema de organización democrático, el resguardo policial de la sociedad no hace más que expresar de forma visible la miseria y las contradicciones de la sociedad burguesa: este sistema que vocifera por todos los medios de sumisión de las masas que es perfecto, que todos vivimos felices con el actual orden de cosas, necesita una violencia social y militar crecientes para mantener el podrido fundamento de todo el sistema: la explotación del humano por el ser humano.

Sigue leyendo “Policía y Democracia”

¡HIGUI A LA CALLE!

Publicado en La Oveja Negra nro.46, marzo de 2017

Visita La Oveja Negra

Tristemente volvemos a escribir desde la rabia. Hoy es el caso Analía de Jesús la chispa Higuique enciende la necesidad, cada vez más urgente, de ponernos a reflexionar, agitar y denunciar que las condiciones materiales y las relaciones sociales en que vivimos están deshumanizadas, y que los hechos de violencia son su expresión.

Higui es una mujer lesbiana que está presa desde marzo de 2016 por defenderse de un grupo de hombres que intentaron violarla y asesinarla. Ella vivía en Lomas de Mariló, Moreno, en el Gran Buenos Aires, y debió mudarse por el continuo hostigamiento de vecinos que, incluso, llegaron a incendiar su casa. Dicen que en esa localidad se da una expresión particularmente violenta y patotera de los hombres que no toleran a mujeres lesbianas, y que éstas son agredidas verbalmente, apedreadas y golpeadas si su elección sexual es reconocida. Dicen que allí los hombres “corrigen” tanto a lesbianas como a gays.

El Día de la Madre pasado Higui volvió a Lomas para visitar a su hermana, luego pasó por lo de un amigo que vive cerca y cuando finalizaba el encuentro, el cuñado de su amigo, conocido misógino del barrio, junto a otros nueve, la atacaron a golpes. Higui cuenta que estos seres despreciables acompañaban sus golpes diciendo: «Sos una tortillera. Sos una puta. Te voy a hacer sentir mujer. Te vamos a empalar, tortillera». Luego le rompieron el pantalón y el bóxer y uno de ellos se le tiró encima, dispuesto a violarla. Ella sacó un cuchillo que llevaba escondido y se defendió con un puntazo en el tórax que terminó con la vida de este agresor. Higui perdió el conocimiento hasta que la policía la despertó.

Sigue leyendo “¡HIGUI A LA CALLE!”

¿ES EL MUNDO UNA MERCANCÍA? – ANSELM JAPPE

Tomado de COLECTIVO BRUMARIO

[Traducido por Agintea Hausten. Extracto del primer capítulo del libro “Les Aventures de la marchandise. Pour une nouvelle critique de la valeur“ (Denoël, 2003)] 

LAS AVENTURAS DE LA MERCANCÍA. POR UNA NUEVA CRÍTICA DEL VALOR

[Contratapa]

Ha devenido banal decir que el mundo no es una mercancía, que hay que rechazar la “mercantilización de la vida”. Pero nadie osa afrontar el problema central: ¿dónde reside exactamente esta falsedad, esta inversión de la realidad que atribuimos al dinero y al consumo? Marx ya había respondido hacía más de un siglo: los humanos fetichizan el “valor”, fabrican un concepto todopoderoso, un nuevo dios que no tiene nada que ver con la realidad de sus vidas y de sus necesidades.

DentropolisCapítulo 1

¿ES EL MUNDO UNA MERCANCÍA?

Hace unos años, muchos quisieron creer en el “fin de la historia” y en la victoria definitiva de la economía de mercado y de la democracia liberal. La disolución del Imperio soviético era considerada como la prueba de la ausencia de alternativa al capitalismo occidental. Los partidarios del capitalismo estaban tan convencidos como sus detractores. Desde entonces, las discusiones debían versar solamente alrededor de cuestiones de detalle concernientes a la gestión de lo existente.

En efecto, en la política oficial ha desaparecido completamente toda lucha entre concepciones divergentes, y en todas partes, con algunas excepciones, a partir de ahora está ausente la idea misma de que podamos imaginar una manera de vivir y de producir que sea diferente a la impuesta. Este parece haberse convertido en el único deseo de los hombres del mundo entero. Pero la realidad se doblega más difícilmente a sus órdenes que los pensadores contemporáneos. En los años que han seguido a su “victoria definitiva”, la economía de mercado ha mostrado más fragilidad que en el medio siglo precedente, como si en realidad el derrumbamiento de los países del Este no hubiera sido sino el primer acto de una crisis mundial. El desempleo real crece en todas partes, y visto que su causa es la revolución microinformática, nada revertirá esta tendencia, ni el desmontaje del Estado social. Al mismo tiempo, generan la marginalización de una parte creciente de la población incluso en los países más ricos, que retroceden hasta hace un siglo socialmente.

Sigue leyendo “¿ES EL MUNDO UNA MERCANCÍA? – ANSELM JAPPE”

Libro: SAL DE LA MÁQUINA. SUPERAR LA ADICCIÓN A LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS

Lo bueno que existe la preocupación de hablar acerca de estos temas, que tan al fondo han llegado de nuestro ser, que nos impiden reflexionar acerca de todo lo que implican en la vida y en la lucha… Lo malo es que el libro es editado en Madrid. Si tienen la oportunidad de pedirlo, no lo duden! Escriban a la editorial Traficantes de Sueños

“En un mundo como el actual, construido en su mayor parte por las mismas máquinas, tener un conocimiento de la Máquina es el poder más grande que existe”.

SalDeLaMaquinaPor primera vez en la historia de la tecnología, un objeto ha colonizado completamente nuestro espacio vital, interfiriendo en todas nuestras actividades cotidianas. Los smartphones o ‘teléfonos inteligentes’ se han convertido en protagonistas absolutos de nuestras vidas, acompañándonos en todo momento y a todas partes. Siempre y en cualquier lugar hay algo que podemos hacer, mirar, comunicar, recibir o comprobar a través de una aplicación móvil: todo nos incita a la constante contemplación de la pantalla, manteniéndonos así enganchados a la Máquina de manera permanente.

Cada vez dedicamos menos tiempo y atención a recordar el pasado, reflexionar el presente o imaginar el futuro. Todos los contenidos mentales propios están siendo reemplazados por contenidos digitales externos (un vídeo con las últimas declaraciones del candidato, una conversación de chat con cualquier contacto de la lista, una publicación en el muro de Facebook…). Diluyendo de esta forma nuestro pasado, presente y futuro psicológicos en esa insípida sopa multimedia que sorbemos a todas horas, vamos renunciando progresivamente al rico mundo interior que conforma nuestra identidad y en su lugar solo queda… el vacío.

Sal de la Máquina es el análisis más documentado hasta la fecha de las secuelas ocasionadas por el uso compulsivo de smartphones. El libro desarrolla, entre otros temas:

Sigue leyendo “Libro: SAL DE LA MÁQUINA. SUPERAR LA ADICCIÓN A LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS”

Marx contra el Estado

De Materiales

Marx contra el Estado

El carácter de la Comuna

La mayor objeción a Marx sobre la cuestión del Estado y el parlamentarismo, recae en elKM Manifiesto del Partido Comunista (publicado en el año de 1848), el cual en la parte final aboga por la toma del Estado, haciendo a la par concesión a la burguesía “radical” en Alemania. Sin duda tales posiciones contenidas en ese libelo han sido puestas en tela de juicio por la Historia, por lo que encontrarles una justificación sería absurdo. No obstante, limitarnos a una simplona crítica sin comprender el contexto histórico en que se escribió, nos llevaría a estancarnos en un ámbito meramente superficial o en el peor de los casos, en un reducto puritano e ideológico.

El manifiesto de Marx y Engels, fue un proyecto realizado a petición de la Liga de los Comunistas, una organización conformada desde antes que ellos participaran en ésta. Muchas de las organizaciones comunistas de aquel entonces, habían sido incapaces de romper de lleno con muchas concepciones socialdemócratas, incluyendo la que concierne al Estado. Marx y Engels no estaban exentos de acuñar posiciones erróneas propias de su época. Toda esa situación, generó un terreno de cultivo apto para la separación entre reformistas y revolucionarios.

«Debemos subrayar aquí que las oscilaciones y ambigüedades de Marx y Engels, con respecto a la Socialdemocracia misma, contribuyeron a su obra contrarrevolucionaria. En efecto, durante años las fundamentales críticas programáticas efectuadas por ellos no fueron dadas a publicidad, haciéndose los propios Marx y Engels cómplices de este ocultamiento, por razones de “oportunidad”: las críticas públicas y hasta la ruptura formal con esa organización fueron postergadas “para más adelante”. A la muerte de Marx, como es sabido, Engels se compromete mucho más con la política programática y organizativa de la socialdemocracia, llegando a apoyar la práctica organizativa de esa organización burguesa para los obreros y hasta a darle su toque de “autoridad” para expulsar a los mejores militantes clasistas: es el caso de “Die Jungen” » [1].

Sigue leyendo “Marx contra el Estado”

Ellos no pueden para la revuelta #4

Les invitamos a compartir y descargar el nuevo número de Ellos no pueden parar la revuelta

Visiten Materiales x la emancipación

Prefacio. –Editorial. –Ferguson-EE.UU. Guerra de Clases con Forma Racial “en las 4EllosNoPuedenPararLaRevueltaentrañas de la bestia”. –Comentarios y aportes críticos a la entrevista a Loren Goldner sobre Ferguson. –Apuntes para contribuir al balance y la discusión revolucionaria. –Apéndices: -EE.UU.-“Bienvenidos al fin del mundo” (sobre las revueltas por los asesinatos policiales racistas en Charlotte). –Histórica huelga de presos en Estados Unidos. –Anexo: Libertad en el mejor de los mundos posibles. –Remembranza sobre la rebelión en la prisión de Attica. –Apuntes sobre el desarrollo del capitalismo en EE.UU. –Recomendaciones.

PDF: “Ellos no pueden parar la revuelta” #4

LA NEUTRALIZACIÓN DE LA DISIDENCIA; DE LA NEGACIÓN A LA DEMANDA DE MEJORAS

¿Hacer por hacer qué, para qué, cual es nuestro fin… la reforma, pasar el tiempo, auto complacernos, fabricar mentiras, ghettos, islas revolucionarias de autonomía, inventarnos autogestión, creer que otro mundo es posible dentro de este… Cuales son nuestras soluciones, propuestas y hechos concretos con los que apostamos a atacar y criticar la vida bajo el capital? Acá les compartimos este articulo de Terra Cremada.

“De esta manera no nos damos cuenta de cuan fácil es caer en la trampa de la autocomplacencia, en el trampa de buscar acciones paliativas que nos ayuden a convivir con nuestra alienación, alienación del control total de nuestras vidas.”

Nos ha tocado unos tiempos difíciles, claro. A primera vista no encontramos ninguna lucha que nos acabe de convencer y, aunque sentimos el malestar y el descontento social en todas las esferas de lo cotidiano, vemos también la serie de terapias que el sistema nos brinda para poder soportar lo que deviene insoportable: la alienación del control sobre nuestras vidas y la soledad a la que el individualismo exasperado nos aboca. Esto nos afecta, nos provoca dolor, nos destruye.

Algunas ante esto caemos en el activismo, en el “hacer alguna cosa” aunque sea a modo de Destruirautocomplacencia ante la sensación de imposibilidad de un cambio realmente estructural. La necesidad de transformar una realidad que nos ahoga nos lleva demasiadas veces al “gesto por el gesto” cayendo a menudo en la sectorialización de las luchas y a la pérdida de un discurso radical, es decir, un discurso que actúe, verdaderamente, sobre la raíz del conflicto y no sobre la capilaridad de sus manifestaciones.

La mayoría de luchas sociales (o vitales) se inician ante una negación de la realidad, es decir, la negación de una realidad establecida; ante esto la administración, el Estado o la institución democrática del sistema hace lo imposible para poder reconducir esta negatividad hacia una propuesta en positivo por tal de entender el malestar (y su origen) y así, fagocitar la propuesta crítica para poder hacerse cada vez más perverso y más amable; hacer cada vez más soportable la vida negada, sin que se vea alterada su hegemonía. Es decir, sin que su figura de padre-protector sea cuestionada.

Sigue leyendo “LA NEUTRALIZACIÓN DE LA DISIDENCIA; DE LA NEGACIÓN A LA DEMANDA DE MEJORAS”

¡ABAJO EL TRABAJO DOMÉSTICO!

Extraído de Boletín La Oveja Negra nro.46 (Marzo 2017)

http://boletinlaovejanegra.blogspot.com

cropped-tumblr_mdpahjnqs11rho3gjo1_500.jpgHace ya varios años que hemos sumado nuestras voces para exponer la relación entre trabajo asalariado y capitalismo, para asumir la contradicción, no defendiendo el trabajo sino la vida. Porque la contradicción más importante por la que luchamos es la que existe entre Capital y vida humana.
El modo de producción capitalista, pese a su imagen racionalista y científica también produce mitos, actos de fe gracias a los cuales se sostiene. Uno de ellos es que el trabajo es ajeno a la historia, que existe desde siempre y que, por tanto, no podría dejar de existir. Esto es una verdadera falacia. El trabajo aparece como actividad separada en las sociedades de clase. Y el trabajo asalariado, más precisamente, es la forma que adquiere la actividad humana en el capitalismo. Es por ello que cuando miles de proletarios en el mundo insistimos con la consigna «¡Abajo el trabajo!» no estamos proponiendo que haya que dejarse morir de frío e inanición, sino que debemos luchar para constituir una comunidad donde nuestras necesidades de alimento y techo, así como de goce y creatividad sean puestas en común sin ser una coartada para cuantificarlas y generar ganancias. Aunque parezca extraño en este tiempo inmóvil del Capital que se asemeja a un eterno presente, la mayor parte de la existencia de nuestra especie no hemos vivido de esta manera; ello vuelve evidente que este modo de producción también tiene los días contados.
Otro mito necesario para apuntalar la normalidad capitalista es exponer el trabajo doméstico como un atributo natural de las mujeres, quienes se supone que, por naturaleza, serían buenas cocineras, lavanderas, amantes, sensibles, débiles y, por sobre todo, dependientes. No es ninguna casualidad, el primer paso para la domesticación es la creación de dependencia.

Sigue leyendo “¡ABAJO EL TRABAJO DOMÉSTICO!”

Anabasis: Sobre Vera Figner

Les copiamos acá el programa radiofónico de Anabasis, donde entrevistan a lxs compas de la editorial Antipersona acerca del libro Rusia en las tinieblas, en donde se habla de los grandes aportes revolucionarios de Vera Figner -Antagonismo-

 

VeraFignerEn el programa de hoy nos acercamos a la trayectoria de la revolucionaria rusa Vera Figner (1852-1942), que fue la máxima responsable de la organización terrorista Narodnaya Volia (La Voluntad del Pueblo). Para ello hemos entrevistado a Layla Martínez, de la editorial Antipersona, que ha rescatado Rusia en las tinieblas. Autobiografía de una nihilista [1927] y que nos habla de los orígenes de Vera, del contexto histórico de la Rusia de las últimas décadas del siglo XIX, de la corriente populista / nihilista, del peso de las mujeres en la misma, de las principales acciones de la organización y su coste represivo, de la pertinencia de reeditar este trabajo y de otros proyectos de esta editorial.