¡LIBERTAD A FACUNDO JONES HUALA!

FacundoJFacundo Jones Huala es integrante del movimiento de Resistencia Ancestral Mapuche y viene luchando desde hace tiempo y por tanto sufriendo la represión del Estado, del lado argentino y del lado chileno. Ya el año pasado nos encontramos en las calles cuando fue encarcelado luego de ser capturado en las tierras recuperadas por el Lof en resistencia de Cushamen(Chubut) legalmente propiedad de Benetton.


The Argentinian Southern Land Company fue fundada en Londres en 1889 para realizar actividades comerciales en la Patagonia. En 1896 fue beneficiada con la donación de 10 estancias, de casi 90 mil hectáreas cada una, luego obtuvo tierras estratégicas para el desarrollo del ferrocarril que les sirvió para exportar la producción ganadera. En 1982 la empresa tradujo su nombre –Compañía de Tierras del Sud Argentino– e integró su directorio con un 60% de directores argentinos. Ese paquete accionario fue comprado en 1991 por Benetton por 50 millones de dólares.

El territorio viene de constantes represiones bajo distintas excusas. A comienzos de este año una brutal represión dejó heridos graves, detenidos y la intención de sembrar el miedo, pero no lo han logrado. La comunidad mapuche de allí sigue resistiendo y dando pelea.

El martes 27 de junio de este año, Facundo se dirigía hacia su comunidad cuando fue detenido en un control de Gendarmería Nacional sobre la ruta 40, entre el Bolsón y Bariloche. Allí fue demorado por investigación de antecedentes y detenido por un pedido de captura aun vigente de la Interpol.

Este pedido de captura implica una extradición a Chile, donde el Estado lo juzga como terrorista y amenaza con imponer una larga condena. Pero Facundo Jones Huala ya enfrentó este proceso y con él todos nosotros. Estuvo cuatro meses encerrado hasta que en septiembre del año pasado, fue liberado y su extradición fue negada. Este proceso además fue declarado nulo por una serie de irregularidades, que van desde el espionaje ilegal por un agente de la AFI hasta la tortura a un miembro de una comunidad mapuche por la policía de Chubut.

Ahora es tiempo de volver a expresar nuestra solidaridad contra la represión del Estado y los capitalistas que exigen la represión y disciplinamiento de quienes se levantan y no se quedan aguantado la mierda que nos quieren dar.

¡LIBERTAD A FACUNDO JONES HUALA!
¡BASTA DE PERSECUSIÓN A LA COMUNIDAD MAPUCHE!

* * *

«No podemos seguir apáticos frente a la realidad, la cuestión mapuche no es ajena a la de nosotros, que somos, al igual que ellos, los oprimidos de la sociedad. El hecho de que cuestionen y se rebelen contra la sagrada propiedad privada, pilar fundamental de la forma de vida dentro del sistema capitalista, hace que sufran el castigo de la ley y el orden, siendo el Estado el principal ejecutor de la represión para defender los intereses de los ricos, empresarios y políticos. Es así que se crean leyes para justificar el accionar policial y manipular a través de los medios de comunicación el discurso frente a los hechos, como lo es la Ley Antiterrorista, impulsada y aprobada por el gobierno kirchnerista, y utilizada felizmente por el macrista de turno, generando una persecución ideológica. En el presente caso podemos decir que los terrenos como tales no poseen gran importancia en cantidad porque es un espacio mínimo dentro de las extensas propiedades de Benetton, ni tampoco en recursos porque no son los mejores, de hecho, dicho en las palabras de un mapuche:

“Lo cierto es que la realidad social en la que nos encontramos no ha cambiado mucho. Seguimos teniendo las peores tierras y la calidad del suelo es abismalmente distinta respecto de las grandes estancias: tienen los mejores pastos, las mejores vertientes, las nacientes de los ríos, los arroyos. Y ese es uno de los motivos por los cuales seguimos viviendo en una situación de extrema pobreza. Así, obligan a nuestra gente a migrar a las ciudades, a vivir en los barrios periféricos, con una calidad de vida peor de la que tenían en los campos, pasando a ser mano de obra barata y trabajando por miseria. Por eso temen esta recuperación: porque cuestiona el estado de las cosas”.

Lo que prima, entonces, es la necesidad de castigar el acto de recuperar, la rebeldía, la transgresión a la propiedad.

Defendamos y tomemos como ejemplo la lucha de la comunidad mapuche. Contra el Estado y la propiedad: ¡organización y lucha! »

(Boletín La Oveja Negra nro.45)

 

Anuncios