Decisiones electorales in Méjico

todo es una mierdaLa libertad que nos ofrece el capital, es una libertad impotente y mutilada, una libertad que hace explicito el control sobre la humanidad, una libertad que nos dice hasta donde podemos ser libres. Que tan lejos podemos llegar en este mundo no depende de nosotras, sino de nuestras carteras, del dinero que tengamos, o el valor que podamos dar a nuestros cuerpos y mentes para venderlos como mercancías.

Gente desaparecida, mujeres asesinadas y violadas salvajemente, niños encarcelados y masacrados en el Medio Oriente, monstruosa explotación de la naturaleza, animales y seres humanos… Nuestra libertad es inhumana. Tenemos la libertad de voltear a otro lado, cambiar de canal o bloquear noticias de este tipo… la libertad del capital nos da el derecho de permanecer inmutables frente a los dolores del mundo.

La comunidad del capital resume la libertad máxima de los humanos en ilusiones electorales y ciudadanas; crearon declaraciones y organismos de derechos humanos mundiales, oraciones y cuentos de fantasía, son palabras escritas ya muertas… les damos todo a cambio de quimeras.

Estadísticas electorales, que gane uno u otro no importa. Algunxs amigxs ya tomaron partido por el menos pior, el famoso mal menor. Sube el dólar, la gasolina por las nubes. Nuevo récord de asesinatos en el Méjico de paz y democracia: 93 al día, 4 muertxs cada hora, 2,890 en un mes. Dos partidos ganados de México en el mundial. Tolerancia cero a la inmigración en Estados Unidos, más de 2,300 niñxs separados de sus familias y metidos en jaulas. Cierre de elecciones, ¿Quién ganara? Los politólogos y comentaristas chafas lanzan sus predicciones, la gente se mantiene a la expectativa… no hay euforia, no hay emoción, muy en la medula sabemos que nos da igual quien triunfe o si hay o no fraude, será un trending topic efímero, agobiante, un par de días, una semana acaso y después el tema será otro. Lluvia e inundaciones, trafico infernal en ciudades y calma estremecedora en lo rural.

Esclavos del egoísmo y sirvientes del capital, nuestro futuro es execrable.