MALVINAS ¿QUE VES AHORA?

Este texto nos lo encontramos por ahí… así el trabajo y lo cotidiano en Perú.

 

MalvinasHace mucho tiempo en esta región dominada por el estado peruano habían esclavos culíes quienes trabajaban 10 horas diarias y eran amenazados y castigados físicamente (aunque no encerrados en la mayoría de casos), estos eran conscientes de su condición de esclavos y querían liberarse y/o tener derechos.

Hoy en día la mayoría trabaja 12 horas al día 6 días por semana para ganar 850 soles que no alcanzan para pagar casa, comida, alimentación, educación, salud e hijx/s pero creen que son libres porque tienen un celular con acceso a redes sociales , juegos, cosas erotizadas por doquier, comida industrial transgénica para llenarse, alcohol para los sábados y es normal escucharles decir “las cosas no están tan mal” cuando en realidad están más esclavizadxs que lxs culíes, inconscientes de su condición y enajenadxs por placeres capitalistas.

Sigue leyendo

CUANDO CRITICAR SIRVE DE ALGO

Extraído de: Terra Cremada #3, noviembre del 2012

 

Hacer de la lucha un continuo romper con los demás no es algo radical, lo radical y lo subversivo es construir algo colectivo en un mundo que ha sido diseñado específicamente para el aislamiento, la soledad y el desencanto.

Prólogo de la Crítica de la Internacional Situacionista, Klinamen y Comunización

 

CriticarPuede resultar como mínimo curioso que una publicación que ejerce la crítica aborde la crítica como tema. Por eso, y, antes que nada, conviene señalar a qué nos referimos exactamente con la crítica y ante todo a qué no nos referimos. Aunque en algunos momentos utilizaremos estos términos no creemos que la cuestión se tenga que plantear como una dicotomía entre crítica constructiva/destructiva, nos parece mucho más acertado considerar desde dónde y hacia quién se ejerce dicha crítica.

Criticar, así, en abstracto, puede querer decir muchas cosas como también puede no querer decir nada. Estamos muy acostumbradas, dentro la lógica de las premisas democráticas, a «participar» mediante la crítica de nuestras «libres opiniones», aunque éstas sólo tengan valor por sí mismo dentro del sistema si son eso que llamamos critica «constructiva».

Sigue leyendo

¿Alguien dijo corrupción? Breves reflexiones frente a la polémica

Extraído del Anti-capital #1

Descarga la publicación AQUÍ

CorrupcionUna vez más, aquí como en otras partes del mundo, la corrupción se toma las pantallas, radios y portadas, como un escándalo mediático imposible de evitar.

Es más que sabido que toda las casta política y empresarial vive de los negocios turbios, el uso de sus influencias y la compra-venta de información, sin embargo ¿Por qué nos sorprendemos tanto cuando estos hechos salen a la luz? Si hiciéramos el ejercicio de enumerar los casos de corrupción (aquí y en el mundo), las denuncias o los reportajes a fondo que hace la prensa de vez en cuando –generalmente cuando su labor se ve cuestionada y su rol como defensores del capital se hace evidente- tendríamos una larga lista de casos e involucrados. Lamentablemente al parecer todo queda olvidado cuando el show ya no vende, el tema se chacrea o algún dueño o familiar del dueño del canal se ve afectado. Así la televisión vuelve a encajarse en el engranaje de su giro cotidiano: difundir la cultura basura y fomentar el miedo.

Sigue leyendo

CrimethINC: Alemania – “Hamburgo: Lo más violento de todo fue volver a la normalidad…”

¿Que paso después de las manifestaciones contra el G-20 en Hamburgo…?

Ayer, 9 de julio, terminaba en Hamburgo la cumbre del G-20 que durante 3 días convirtió la urbe alemana en el escenario de las decisiones políticas de les dirigentes de los 20 países más poderosos y criminales del planeta, con las que continuarán llenando este mundo de guerra, oscuridad, opresión, miedo y pobreza. Frente a esta cumbre, decenas de miles de soñadores se posicionaron del lado de quienes no quieren seguir siendo gobernades, y atacaron en el corazón mismo de la paz social capitalista, llenando Hamburgo de revueltas y de hermosos actos de desobediencia que lograron desbordar a los casi 20.000 policías desplegades para proteger el evento.

Sigue leyendo

LA CULTURA DE LA VIOLACIÓN

¿De verdad queremos o deseamos hacer lo mismo que el violador hizo a su victima, esa es nuestra venganza? Les dejamos acá este pequeño texto para reflexionarle…
Dice Virginie Despentes que la violación es también un diálogo privado a través del cual cropped-13256528_1199025596788242_4519500449794811293_n.jpgun hombre declara a otros hombres: «yo me cojo a sus mujeres brutalmente». Suena exagerado, pero no lo es tanto. Las amenazas y el deseo de vengarse del violador son parte del diálogo que aunque se haga público excluye a las mujeres. Estos hombres que pretenden apropiarse de mujeres siguen considerándolas parte de un decorado que se puede violar o defender pero carente de vida propia. No se dirige la palabra a las mujeres en cuestión ni para preguntar como se sienten, si precisan algo, o simplemente dar fuerzas. Mucho menos se dirige a otras mujeres, para ver cómo es que suceden estas cosas, cómo podemos detenerlo. Porque no les importa. Lo que les urge en las entrañas es recoger el guante y responder lo más virilmente que se pueda.
En este mismo diálogo se supone que, paradójicamente, la violación combatiría la violación. Y así, se expulsan amenazas al blanco viviente en el que se convirtió el violador acusado. Expresan sin pudor sus fantasías sobre cómo debería ser violado el violador, qué cosas deberían hacerse con su culo, a qué debería ser sometido. Para ellos, la violación sigue siendo una forma de colonizar los cuerpos, de disciplinar a los seres humanos. Tal como actúa el violador, consideran la violación como una herramienta válida, aunque neutral, y que cada quien podría darle un buen o mal uso.

Sigue leyendo

Sobre la odiosa contradicción de ser trabajador

VsTrabajoDe Colectivo Germinal

Quizá comprender que vivimos una crisis civilizatoria y no una crisis económica –como lo denomina el espectáculo– suponga disminuir la exigencia a tener más Estado y más trabajo; quizá también comprender que el capitalismo no morirá de muerte natural, ayude a ver lo contradictorio de las relaciones sociales impersonales.

Nuestra civilización –entendiéndola como un presente que no cesa– goza del elenco de personas más numeroso habido en la historia que asume el trabajo como necesario para la vida y a su vez emplea más tiempo social dedicado a un fin absoluto ajeno: trabajar.

Dramático es, que la condición de trabajadoras nos defina frente al otro y este hecho organice nuestras relaciones. Somos el personaje que trabaja.

Nuestra vida, en al menos 1/3 está empeñada en conseguir un salario, 8 horas o más diarias que dejamos de lado nuestras relaciones personales, 8 horas dedicadas a relacionarnos por y para un elemento común: el dinero.

Sigue leyendo

Venezuela: Capitalismo y Lucha de Clases

De Materiales

Venezuela3Los tres posicionamientos que aparecen a continuación, fueron publicados desde el año 2013 al 2015 por parte de diversos compañeros de lucha. Pese a que han transcurrido dos años desde entonces, estamos convencidos de que su contenido no carece de actualidad, y por el contrario, el balance que realizan corresponde bastante a lo que últimamente acontece en aquellas tierras del mar Caribe.

Como ya es de conocimiento común, los materiales que difundimos en éste blog siempre han apuntado a salirse de la rueda ideológica que está presente por igual en los medios de izquierda y derecha. Si nuestra realidad local generalmente nos rebasa, por consiguiente lo que ocurre fuera de nuestras fronteras aun más. No obstante, limitarse a abandonar todo esfuerzo por generar crítica, divulgarla y discutirla, no tiene razón de ser. Aportes como estos no deben entenderse como algo definitivo, sino como esfuerzos que son parte de un proceso continuo, simples (pero necesarias) contribuciones para forjar alternativas de lucha propias, autónomas y verdaderamente revolucionarias a partir de la crítica radical. Evidentemente, dar una respuesta certera a todas las implicaciones que conciernen al terreno práctico de la lucha, así como las innumerables tareas que conlleva organizarla; no se resolverán en unas líneas escritas, ni se conseguirán mecánicamente ni a corto plazo, ni mucho menos con voluntarismos inmediatistas. Fracasos y descalabros constantes tendrán que ocurrir en las calles para vislumbrar avances.

Mientras tanto, esbozando un poco sobre el tema que abordamos, vemos pertinente enfatizar y sintetizar lo siguiente: Encuadrarse bajo las banderas del falso antagonismo «imperialismo yankee vs democracia socialista latinoamericana» es aceptar ciegamente marchar hacia el desfiladero, es tomar parte en un simulacro de oposición que inevitablemente nos llevará a que las cosas sigan igual (o peor que antes); por ello, cuando enarbolamos la consigna “Ni chavismo ni oposición”, no estamos haciendo uso de un simple slogan disruptivo, lejos de eso, estamos exponiendo sin tapujos una realidad que durante años ha sido mistificada y tergiversada por todas las facciones de la burguesía.

La autodenominada revolución bolivariana no se contrapone en lo más mínimo al capitalismo. El Socialismo del Siglo XXI es reformismo a secas, enmarcado en la continuidad de las tareas democrático-burguesas, es decir: la defensa de la economía, del valor, del Estado, del la patria, del progreso y el desarrollismo.

Por otra parte, ni Hugo Chavez ni Maduro han sido dictadores fascistas, muy por el contrario, son tan demócratas como sus homólogos que exigen “la liberación de presos políticos en Venezuela” (obviamente se refieren exclusivamente a los presos de la MUD). Todos los ciudadanistas/derechistas/demócratas que cínica e hipócritamente se indignan y denuncian la represión policial que lleva a cabo el gobierno bolivariano, simultáneamente en “sus propios países” ellos también fungen como cómplices, delatores, auspiciadores y hasta participes directos en la represión y masacre a los proletarios precarios, pauperizados y marginados que luchan contra la explotación y el saqueo que realizan las empresas petroleras, gaseras y mineras.

La lucha revolucionaria que reivindicamos para destruir al Capital, ha de combatir en el mismo tenor a todos los Estados nacionales, reduciéndolos a menos que escombros; sin importar el adjetivo que les caracterice, la ideología que pregonen, o el personaje o grupo que esté a la cabeza; esa es una afirmación ineludible de nuestro programa histórico.

[Materiales]

Sigue leyendo