Copa Mundial de Fútbol: ni juego ni fiesta

 

De 

MundialRusia2018Como cada cuatro años, la Copa Mundial de Fútbol se impone con todo su aparataje mediático en la sociedad. Una vez más las vitrinas se abarrotan de televisores a la venta y su publicidad pseudo-fiestera satura cada centro urbano en cualquier parte del planeta; los ojos del mundo atienden y se rinden ante esta cita multimillonaria. Misteriosamente (¿o no?), la inversión demencial de capital y la construcción de monumentales estadios se normaliza paradigmáticamente en contraste con la cada vez más precaria existencia de la mayoría de seres humanos en el planeta.

Sigue leyendo

Anuncios

Fuck Abuse, Kill Power: Abordar las causas fundamentales del acoso y la agresión sexual

Les compartimos el siguiente texto que aborda el conflicto de la violencia de género enfocándose en algunos ejemplos en la región de E.U. El texto fue extraído de CrimethInc.

 

Fuck Abuse, Kill PowerFuck

Abordar las causas fundamentales del acoso y la agresión sexual

El año pasado se produjo una ola de revelaciones sobre personas poderosas, en su mayoría hombres, que cometieron actos de violencia sexual contra los que estaban cerca de ellos. En el presente #MeToo (yo también) ha sido una plataforma para incontables valientes sobrevivientes. Sin embargo, aunque algunos hombres han tenido que enfrentar las consecuencias del daño que han causado, estamos lejos de poder resolver el problema de la violencia sexual masculina. Centrarse en las malas acciones de hombres específicos tiende a excepcionalizarlos, como si sus acciones tuvieran lugar en el vacío. Esto es consistente con los mecanismos de un sistema de justicia criminal enfocado en la culpa individual y una política reformista basada en la idea de que el gobierno existente y la economía de mercado nos servirían perfectamente si solo las personas correctas estuvieran en el poder. Pero con el mal comportamiento de tantos hombres saliendo a la luz, debemos considerar la posibilidad de que no sean excepciones en absoluto, que estos ataques son el resultado sistémico e inevitable de este orden social ¿Existe alguna manera de tratar la causa y sus síntomas?

Sigue leyendo

ABORTO: CUESTIÓN SOCIAL

De Boletín La Oveja Negra

AbortoEl mismo sistema que prohíbe abortar es el mismo que luego determina a hacerlo, cada vez que las condiciones de existencia truncan la posibilidad de embarazo, incluso deseado. Ya sea por falta de un salario adecuado o no tenerlo, por la angustia y la insalubridad del hogar o el sentimiento de no querer ser madres.

Hay quienes llegan a justificarlo solamente en caso de abuso sexual o si la mujer no tuvo la “culpa”, en cambio, si se trató de placer o algo similar debería aceptar el castigo, “para que aprenda”. Entonces no se trata de una cuestión de si el feto es un bebé o no, se trata de premiar y castigar conductas consideradas apropiadas o inapropiadas.

Es por esto que desde una crítica radical, y por tanto social, tampoco se trata de tomar parte en ese debate, respondiendo a los movimientos “provida” e intentando especificar a partir de cuándo un embrión es un bebé y por ende cuándo un aborto sería o no un asesinato. Porque no se trata de estar a favor o en contra, sino de la posibilidad de decidir, de no morir en el intento. Dentro del territorio dominado por el Estado argentino, se producen alrededor de 450.000 abortos clandestinos por año, y una mujer muere por semana a causa del riesgo que conllevan. Conocidas y cada vez más ampliamente difundidas son estas cifras que, sin embargo, no dejan de sorprendernos. Si se quita el peso de la ley ninguna mujer estará obligada a abortar, pero en estos momentos ninguna está posibilitada de hacerlo sin incurrir más o menos en la ilegalidad con riesgos de perder la vida, determinados por lo que pueda pagar, ya que las que mueren son en su mayoría pobres.

Sigue leyendo

A mayor desarrollo económico, mayor atomización

DepresionInteriorEl progreso, que no es sino el desarrollo tautológico de la economía por sus propios medios, para su propia autoreproducción, supone el sumergir a cada vez más humanxs en una forma de subsistencia consistente en poner la vida al servicio de este desarrollo, lo que se traduce en la práctica a levantarse cada mañana para abordar las máquinas, por cierto atestadas de otrxs en similares condiciones a la nuestra, que nos llevan al claustro de los centros productivos, en los que debemos rendir cuentas todo el día a quienes muchas veces preferiríamos partirles la cara –aunque muchas veces su situación sea similar a la nuestra–, para luego abordar las mismas máquinas de vuelta al claustro habitacional de nuestras casas o de lo que llamamos nuestros hogares.

Sigue leyendo

Somos responsables [o cuando un círculo cercano a un agresor sexual tiene que rendir cuentas]

Hace algunos días una compañera denuncio la agresión sexual que sobrevivió de parte de un colaborador de este espacio organizativo.

Esta acción era ya del conocimiento de nosotrxs y de compañerxs cercanos y no tan cercanxs. El propio agresor y compañeras que sabíamos de esta agresión nos encargamos de contarlo a afines, con la intención de poner al tanto a la gente con la que hemos caminado desde hace varios años.

Algunos compañerxs se preguntaron y se preguntaran porque desde un inicio la mayoría de la gente cercana al agresor no lo echó, o lo señaló, o lo golpeó, etc. Esto es porque hubo un diálogo entre el agresor y la compañera violentada… no es de nuestra incumbencia (ni de ustedes) lo que ellxs platicaron o lo que decidieron, sin embargo después de la agresión siguieron conviviendo de manera personal en algunos espacios; por este motivo, erróneamente dimos por hecho que habían llegado a algún tipo de acuerdo o ella lo había disculpado, nunca nos dimos a la tarea de saber lo que había ocurrido y lamentablemente asumimos que “no había falla”.

¿Suena a justificación? Pues quisiéramos decir que no es, pero si lo es (una justificación de la gente de alrededor, mas no del agresor, no minimizamos, ni justificaremos jamás lo que hacen los agresores para violentar a las compañeras). A estas alturas de la vida no tenemos nada que venderles o porque engañarles, es la transparencia y apelar a la honestidad lo único que nos queda; si, efectivamente así lo dejamos, y no supimos más que hacer que lo siguiente:

Sigue leyendo

EL TRABAJO NO REDIME SINO QUE EMBRUTECE

-Este texto fue repartido el 1 de mayo del 2018 en la CDMX,  al final de la procesión acostumbrada por los sindicatos, para celebrar el dia del trabajo-

 

      1mayo2018  “No amamos, no, eltrabajo;
lo odiamos.
No es nuestra liberación,
¡Es nuestra condena!
No nos eleva y libra de los vicios;
nos abate físicamente
y nos aniquila moralmente
hasta tal extremo que nos
deja incapacitados” (1)

Desposeídos de todo lo que nos permite sabernos seres humanos, seguimos caminando el tiempo con las cadenas a cuestas de trabajos aburridos y absurdos ¿Qué es lo que tenemos? ¿Qué es es lo que poseemos? Deudas: del alquiler, del móvil, del coche, de los trapos que nos hacen ver en onda… ¿Qué es realmente nuestro? Un futuro burlón y miserable que nos espera en cada segundo con la única afirmación real, con la única certeza de nuestras vidas: el no ser dueños de nada más que de nuestra fuerza de trabajo: mente, brazos, piernas, vaginas y culos que vendemos al mejor postor, el que nos pagará cualquier cantidad de dinero, quien será el dueño de nuestro cuerpo y mente, de nuestros sueños y anhelos.
Sigue leyendo

La mayor promesa, la mayor mentira

De PERSPECTIVA INTERNACIONALISTA

peligro-comunista1El centenario de la Revolución de Octubre ha sido un asunto bastante apagado. No hubo desfiles en la Plaza Roja ni en Tiananmén, ni demostraciones, ni festividades. Incluso los izquierdistas le prestaron poca atención, con excepción de aquellos que sueñan con que Octubre se repita, esta vez con ellos mismos en el papel de los bolcheviques. En la mínima medida en que los medios de comunicación mencionaron el aniversario, fue para comentar que el comunismo había colapsado afortunadamente. Algunos le dieron un poco más de espacio. The New York Times Book Review, en su edición del 22 de octubre, dedicó siete artículos relacionados con el tema. Notablemente, en lo que se entiende como una crítica al totalitarismo, todos decían lo mismo: El comunismo es un experimento fallido, vivimos en el mejor de los mundos posibles. Sin discusión. Uno de los autores fue Francis Fukuyama, famoso por su afirmación de que el fin del régimen “comunista” en Rusia anunciaba “el fin de la historia”: inevitablemente todo el mundo se volvería capitalista y democrático. No hay otra alternativa.

Tan escasa atención es notable ya que, desde cualquier punto de vista, la Revolución de Octubre fue un terremoto que dejó profundas huellas en el curso de la historia. IP ha publicado varios artículos al respecto [i], pero no queremos dejar pasar este centenario sin hacer algunas observaciones sobre su relevancia en la actualidad.

Sigue leyendo