Texto: La abolición del trabajo, Bob Black

 

Abolición

Les compartimos el texto completo de La abolición del trabajo de Bob Black, transcrito de la edición de Pepitas de Calabaza, descarga el PDF AQUÍ o consigue la edición impresa en folleto escribiendo a antagonismo.rp@gmail.com

“NADIE DEBERIA TRABAJAR JAMÁS.

El trabajo es la fuente de casi toda la miseria existente en el mundo. Casi todos los males que se pueden nombrar proceden del trabajo o de vivir en un mundo diseñado en función del trabajo. Para dejar de sufrir, hemos de dejar de trabajar.”

 

Gilles Dauvé: El surgimiento de “el problema sexual”

Serie Homo, una colección de textos sobre la homosexualidad escritos por Gilles Dauvé, publicada por DDT21 y traducida por Antiforma, otros textos de la serie los puedes encontrar AQUÍ.

“La serie Homo, obviamente, no pretende ser una historia de la homosexualidad. Sólo pondremos de relieve algunas etapas del desarrollo de esta categoría nacida en el siglo XIX.”

 

Série-Homo.-ddt21-Présentation¿Por qué la homosexualidad, categoría teorizada en primer lugar por sus defensores, fue rápidamente abordada por quienes querían reprimirla o “curarla”? La razón es que la modernidad capitalista separó la “sexualidad” del resto de la vida, produciéndola como una realidad aparte. Antes se censuraban las ofensas hechas a las autoridades, a la religión, y a la moral sexual, sin embargo el siglo XIX secularizó las costumbres. Pese a todo, y aún cuando el sexo sigue siendo un tabú, la sociedad capitalista lo trata como objeto de discurso y como un asunto de política pública, elevando la “sexualidad” a la categoría de un fenómeno al que no sólo se debe comprender, sino también enmarcar. En este sentido, la irrupción en la escena pública de la “homosexualidad” es inseparable del surgimiento del “problema sexual”.

Sigue leyendo

BOLIVIA: UNA MIRADA ANÁRQUICA SOBRE LAS PROTESTAS Y LA RENUNCIA DEL PRESIDENTE INDÍGENA EVO MORALES

Extraído de Anarquía.Info

EL FIN DE UN LIDERAZGO…

En las protestas de Bolivia llama mucho la atención la derrota de Evo Morales y del gobierno del Movimiento Al Socialismo (MAS), en el poder hace 13 años MAS. Una derrota que venía anunciándose desde el referéndum del 21 de febrero de 20161 Y que no se limita a los votos. El incendio de la Chiquitania fue de mucha importancia contra el anterior gobierno, porque evidenció las alianzas de Evo con los ganaderos cruceños para cumplir con contratos millonarios con los Chinos2 , sus aliados aintiimperialistas. La arremetida contra el TIPNIS3 , también le jugó en contra. Pero en definitiva la insistencia de Evo en gobernar, a cualquier precio, fue lo que terminó por derrotarlo de la peor forma para quien se dice un revolucionario, con protestas en las calles.

PRIMER MOMENTO DE LAS PROTESTAS.

Pero vamos desde un parcial inicio de estos días de conflicto. La sensación de engaño por un fraude, o desacertada decisión de interrumpir la transmisión del conteo de votos. desató lo que hasta hoy fue una creciente de protestas. Inicialmente, lo jóvenes democráticos, pacifistas, ciudadanistas e circenses que poco criterio tenían a la hora de depurar comentarios racistas pedían un segundo turno, pero fueron ridiculizados (las cintas de colores daban fuertes motivos). Luego, más gente, entre universitarios, mineros engrosaron las protestas, demandando “nuevas elecciones”, lo que también fue desestimado, hasta que, finalmente, las calles gritaron pidiendo la renuncia de Evo Morales, con los comités cívicos adueñándose y aprovechándose del momento.

Sigue leyendo

Texto: Posmodernidad o la impostura de una falsa radicalidad

posmodernidad

Descarga en PDF 

Escucha la presentación a cargo del Grupo Barbaria

 

Introducción

En este texto pretendemos realizar una crítica somera a algunos de los lugares comunes ideológicos de nuestra época, lugares comunes que por comodidad llamamos postmodernos. De manera general, se pueden reconocer por la idea de que cualquier intento de buscar una emancipación radical sería un meta-relato, que buscar algún criterio de verdad u objetividad sería prueba de prepotencia y voluntad de dominio. Que no existen criterios generales y universales por los que definir la realidad del mundo y por ende no existe una búsqueda de una liberación general. Que todo es subjetivo, que la única lucha posible es la que se da desde lo cotidiano, en la microfísica de poderes, sin el riesgo de caer en esencialismos y definiciones seguras siempre peligrosas, etc.

Este texto lo escribimos desde una práctica revolucionaria y la crítica la realizamos desde la influencia que este tipo de planteamientos y autores tienen dentro de los activistas radicales que tratan de luchar contra este mundo. Por eso nos parece importante poder discutir acerca de las imposturas que se desprenden de este tipo de autores. La corriente que más ha introducido este tipo de perspectiva en “los movimientos sociales” es una versión light y reformista del movimiento autónomo histórico que tiene en Toni Negri uno de sus principales referencias y que ha hecho de las obras de Deleuze, Foucault, Guattari… presuntos manuales de radicalidad por la que tendrían que pasar los activistas “instruidos”. El reciente libro de Marina Garcés, una profesora de filosofía de la universidad y representante de este tipo de corrientes e ideas, expresa perfectamente aquello que queremos criticar. Una radicalidad aparente en formas y en los discursos que dicen querer deconstruirlo todo y una impotencia que nace desde las premisas como ella misma reconoce en el inicio del prólogo de su libro, Ciudad Princesa (pág. 11):

Sigue leyendo

Algunas consideraciones sobre el 16A

Extraído de Materiales x la emancipación

Dejamos a continuación una reflexión a propósito de la reciente concentración convocada en la glorieta de Insurgentes de la ciudad de mexico, por parte de colectivos feministas, en protesta por la agresión sexual contra las mujeres… por mencionar un caso puntual, el abuso sexual sufrido por una joven a manos de 4 policías en azcapotzalco (pero existen muchos más). Cabe anotar que previamente, el 12 de agosto se había realizado una concentración frente a las oficinas de la procuraduría general de la república, dando como resultado, las pintas con aerosol en todo el edificio y la rotura de los cristales de las puertas por parte de las manifestantes; y en consecuencia la criminalización por el gobierno de tal acto.

***

Sigue leyendo

Cuadernos de Negación #13: Notas sobre el patriarcado

CuadernosDeNegacion13En el ámbito político y académico se ha popularizado en las últimas décadas la noción de patriarcado. Parece un concepto de uso obligado para cualquier crítica seria de la realidad que busque la transformación social. Para algunas corrientes pareciera estar fuera de toda discusión que esta sociedad es patriarcal, incluso más fuera de discusión que si es capitalista.

Uno de los grandes problemas que encontramos al abordar la cuestión del patriarcado es asumirlo como el sujeto que determinaría la sociedad. Así, el Capital dejaría de ser el sujeto de esta sociedad, el que lo subsume todo, para dar paso a otro: el patriarcado. Hay una diferencia fundamental entre considerar el patriarcado como algo exterior al Capital y considerarlo como una realidad interna del Capital. La primera comprensión nos presenta el patriarcado por un lado y el Capital por otro, o en el mejor de los casos patriarcado y Capital como dos sujetos separados que en un momento dado se vinculan.

Sigue leyendo

La tecnología como dominio, Miguel Amorós

DominioLa constatación de que el ciclo de luchas obreras abierto en la revuelta de Mayo de 1968 había acabado en los años ochenta con la derrota del proletariado llevó a mi grupo de entonces (la Encyclopédie des Nuisances) a varias deducciones rápidas. La primera era que la producción moderna era sólo producción de nocividad y que por tanto, era enteramente inservible (o “indetournable”, como dirían los situacionistas). La reapropiación de la sociedad por la clase revolucionaria no podía consistir en una reapropiación del sistema productivo, sino en su desmantelamiento. La idea de encontrar la libertad y la felicidad en el desarrollo de las fuerzas productivas al estilo del modelo de progreso burgués era sencillamente un despropósito.

El desarrollo de dichas fuerzas siempre había sido un arma contra la clase obrera y su proyecto emancipatorio; las raíces de la explotación se hallaban más en ese desarrollo (y en las formas de trabajo y de supervivencia que imponía) que en la propiedad misma. Al producir un mundo inaprovechable, la explotación aspiraba a volverse irreversible. Si algo tenía claro el grupo de la EdN es que la superación histórica de la sociedad de clases pasaba por su destrucción más completa. Pero no para autogestionar sus ruinas, y ni mucho menos para volver a un pasado idílico a salvo de la historia. La reconstrucción de una sociedad libre planteaba en consecuencia problemas nuevos, como el de la ausencia de sujeto histórico y el de su contrario, el del triunfo total de la alienación capitalista, o como diría la I. S., del espectáculo.

Sigue leyendo