[Descarga]8 de marzo contra el capital y otros textos

“Que quede claro: queremos mejorar nuestras condiciones en lo inmediato. No queremos ser encarceladas por abortar, tratadas como cuerpos–objetos a los que violar y traficar, usadas para publicitar mercancías y otras tantas aberraciones. Pero, ¿para qué nos sirve pedirle al sistema que nos reduce a estos roles, nos encarcela y subyuga que cambie esta situación? ¿Por qué no pensar en la posibilidad de superar de raíz este estado de cosas? Esto también lo tenemos que pensar mientras nos encontramos en la calle, a esto nos referimos cuando proponemos profundizar la lucha. Fundamentalmente, para no desperdiciar tantos esfuerzos de compañeras del pasado que, como nosotras hoy, pararon y salieron a la calle masivamente, logrando parciales avances que por sus límites no cambiaron la situación de la mujer, porque es imposible que se transforme sin transformar todo, porque nuestra lucha se opone prácticamente a este sistema cosificador y valorizador de nuestras vidas.”
Algunas reflexiones en torno al 8M 2018

8DeMzoOvejaNegra

Les dejamos por aquí la compilación de textos realizada por los compañeros del Boletín La Oveja Negra, son textos que a lo largo de un tiempo han venido publicando y que nos comparten algunos puntos de vista sobre la problemática histórica del género femenino ante la barbarie creciente de humano vs humano en cada etapa de su historia; los mitos, la ideología, la intervención de la socialdemocracia, el reformismo y el cinismo que invaden las luchas certeras del género contra el capital, del género que lucha también, como la clase, por su autosupresión, por romper las cadenas, hasta ahora infinitas, que encierran la extraña y hermosa totalidad del ser humano.  [A]

Descarga AQUÍ

Visita Boletín La Oveja Negra

 

Anuncios

G20: CUMBRES BURGUESAS Y REPRESIÓN

 

PittsburghG20El G20 es una coalición formada durante los últimos años por Estados Unidos, China, Japón, Alemania, Reino Unido, Francia, India, Italia, Corea del Sur y Rusia, entre otros países industrializados y “emergentes”. Su próxima reunión se realizará en el 2018 en Buenos Aires, aún sin fecha precisa. Por lo pronto, el 1 de diciembre el Gobierno Nacional asumirá la presidencia del G20 y festejará con una reunión en San Carlos de Bariloche.(1)
Los mecanismos represivos van siendo afianzados cotidianamente. Al permanente asedio en las calles de las fuerzas de la Federal, la Gendarmería, la Policía Aeroportuaria y la Prefectura, amenazan con sumar a los efectivos de las Fuerzas Armadas con la vieja excusa del narcotráfico y la inseguridad. De un presupuesto de $476 millones, se supone que $100 millones van a parar a seguridad aérea y marítima (2), y otros tantos al monopolio de la violencia más llano.

Sigue leyendo

Boletín La Oveja Negra #50: Solidaridad es seguir Luchando

LaOveja50Celebramos que aún exista un “nosotros” a contracorriente del individualismo competitivo reinante. Un “nosotros” de explotados que se rebelan y luchan con lo que tienen a su alcance, y que hacen posible que hoy sean 50 los números editados del boletín La Oveja Negra. Es de gran satisfacción y queremos compartirlo con los nuestros.
Incluimos algunas palabras en las que se condensa la aspiración de este proyecto. Se trata de extractos de la presentación a nuestro libro La Oveja Negra, selección de textos. Febrero de 2012 – Agosto 2015. Lazo Ediciones.
¿Qué sentido podría tener reflexionar sobre este mundo si no es para cambiarlo? Conmocionar el mundo con el solo acto del pensamiento es imposible. (…) La Oveja Negra no es una tribuna de opiniones o una vidriera donde cada uno pueda mostrar su individualidad. En estos tiempos en los que se publicita y se convence de que lo mejor es que cada satisfacción sea resuelta individualmente, en los que se promociona la competencia y el destacar sobre los demás, nosotros estamos por lo contrario. Logramos una homogeneidad de posiciones revolucionarias y una misma intencionalidad. Esto no se logra simplemente en las reuniones para la confección de un periódico, pero, sin duda, ponerse juntos con empeño en un mismo proyecto colabora mucho con ello. (…) Otra satisfacción compartida es poder mantener la constancia en la periodicidad del boletín. Al comienzo lo realizábamos cada dos meses y luego sentimos necesario hacerlo una vez al mes, al notar que teníamos más cuestiones para compartir y que ya no entraban en una sola hoja (tampoco queríamos transformar la publicación en una revista). La Oveja Negra es gratuita pero esto no significa que no cueste dinero hacerla. Sin embargo, el financiamiento del proyecto no puede volverse un fin en sí mismo, ni tampoco un obstáculo para su realización. Encontramos que la manera más simple de hacerlo es aportando entre los editores y entre personas interesadas que colaboran cuando pueden. En muchos casos son las mismas personas las que se llevan algunas copias para difundir en los lugares que frecuentan, a sus amigos, conocidos; así como otros las imprimen por sus propios medios, incluso en otras ciudades y países. Compañeros desconocidos de otras regiones del mundo han traducido textos de La Oveja Negra al griego, al italiano, al francés, al inglés o al alemán, poniéndolos a circular por la web. El internacionalismo es para nosotros esencial, y no nos referimos solo a compartir con compañeros de otras regiones, sino a pensarnos y a actuar como una expresión mundial desde el primer momento, como parte de una misma clase, con las mismas necesidades. Desde siempre los revolucionarios hemos afirmado la necesidad de trascender las fronteras, formales o informales, que impone el Capital. Esto debe verse reflejado en cada uno de nuestros actos. Un proyecto de estas características está al alcance de cualquiera que se proponga hacerlo, se trata de tener constancia y esforzarse lo necesario. Sin ser un profesional de cada especialidad, ni aprendiéndolo en la universidad, se puede escribir, corregir, diagramar, ilustrar, imprimir y distribuir.
¡Aparición con vida de Santiago Maldonado!
¡Libertad a Facundo Jones Huala!
¡Terrorista es el Estado!

www.boletinlaovejanegra.blogspot.com

EL ESTADO PRESENTE, Sobre la desaparición de Santiago Maldonado en Argentina

Les compartimos los siguientes textos sobre la situación en Argentina, la desaparición forzada de Santiago Maldonado, la exigencia de libertad para Facundo Huala y la lucha Mapuche
No es la ausencia del Estado lo que da como resultado estas circunstancias, sino su SantiagoMaldonado1presencia brutal, a través de sus políticos, sus gendarmes, su policía y la complicidad ciudadana. Es el Estado el que reprime, balea y aterroriza a los mapuche y es el Estado el que mantiene desaparecido a Santiago.
Del mismo modo, en cada secuestro de una mujer para trata, no hay un Estado ausente, sino un estado cómplice.
La ministra de seguridad Patricia Bullrich ladró: «esto no ha sido una desaparición forzosa y la Gendarmería no ha detenido en el lugar a Santiago Maldonado ni en ningún lugar», agregando que «de ninguna manera vamos a aceptar que se plantee que esta es una desaparición forzosa, en la medida que eso es una construcción».
Santiago está desaparecido desde el primero de agosto, apresado por Gendarmería Nacional. La última vez que lo vieron, huía de las balas que los gendarmes disparaban durante una irrupción violenta y sin orden judicial, en la comunidad mapuche de Cushamen, Chubut.

Sigue leyendo

LA CULTURA DE LA VIOLACIÓN

¿De verdad queremos o deseamos hacer lo mismo que el violador hizo a su victima, esa es nuestra venganza? Les dejamos acá este pequeño texto para reflexionarle…
Dice Virginie Despentes que la violación es también un diálogo privado a través del cual cropped-13256528_1199025596788242_4519500449794811293_n.jpgun hombre declara a otros hombres: «yo me cojo a sus mujeres brutalmente». Suena exagerado, pero no lo es tanto. Las amenazas y el deseo de vengarse del violador son parte del diálogo que aunque se haga público excluye a las mujeres. Estos hombres que pretenden apropiarse de mujeres siguen considerándolas parte de un decorado que se puede violar o defender pero carente de vida propia. No se dirige la palabra a las mujeres en cuestión ni para preguntar como se sienten, si precisan algo, o simplemente dar fuerzas. Mucho menos se dirige a otras mujeres, para ver cómo es que suceden estas cosas, cómo podemos detenerlo. Porque no les importa. Lo que les urge en las entrañas es recoger el guante y responder lo más virilmente que se pueda.
En este mismo diálogo se supone que, paradójicamente, la violación combatiría la violación. Y así, se expulsan amenazas al blanco viviente en el que se convirtió el violador acusado. Expresan sin pudor sus fantasías sobre cómo debería ser violado el violador, qué cosas deberían hacerse con su culo, a qué debería ser sometido. Para ellos, la violación sigue siendo una forma de colonizar los cuerpos, de disciplinar a los seres humanos. Tal como actúa el violador, consideran la violación como una herramienta válida, aunque neutral, y que cada quien podría darle un buen o mal uso.

Sigue leyendo

¡HIGUI A LA CALLE!

Publicado en La Oveja Negra nro.46, marzo de 2017

Visita La Oveja Negra

Tristemente volvemos a escribir desde la rabia. Hoy es el caso Analía de Jesús la chispa Higuique enciende la necesidad, cada vez más urgente, de ponernos a reflexionar, agitar y denunciar que las condiciones materiales y las relaciones sociales en que vivimos están deshumanizadas, y que los hechos de violencia son su expresión.

Higui es una mujer lesbiana que está presa desde marzo de 2016 por defenderse de un grupo de hombres que intentaron violarla y asesinarla. Ella vivía en Lomas de Mariló, Moreno, en el Gran Buenos Aires, y debió mudarse por el continuo hostigamiento de vecinos que, incluso, llegaron a incendiar su casa. Dicen que en esa localidad se da una expresión particularmente violenta y patotera de los hombres que no toleran a mujeres lesbianas, y que éstas son agredidas verbalmente, apedreadas y golpeadas si su elección sexual es reconocida. Dicen que allí los hombres “corrigen” tanto a lesbianas como a gays.

El Día de la Madre pasado Higui volvió a Lomas para visitar a su hermana, luego pasó por lo de un amigo que vive cerca y cuando finalizaba el encuentro, el cuñado de su amigo, conocido misógino del barrio, junto a otros nueve, la atacaron a golpes. Higui cuenta que estos seres despreciables acompañaban sus golpes diciendo: «Sos una tortillera. Sos una puta. Te voy a hacer sentir mujer. Te vamos a empalar, tortillera». Luego le rompieron el pantalón y el bóxer y uno de ellos se le tiró encima, dispuesto a violarla. Ella sacó un cuchillo que llevaba escondido y se defendió con un puntazo en el tórax que terminó con la vida de este agresor. Higui perdió el conocimiento hasta que la policía la despertó.

Sigue leyendo

¡ABAJO EL TRABAJO DOMÉSTICO!

Extraído de Boletín La Oveja Negra nro.46 (Marzo 2017)

http://boletinlaovejanegra.blogspot.com

cropped-tumblr_mdpahjnqs11rho3gjo1_500.jpgHace ya varios años que hemos sumado nuestras voces para exponer la relación entre trabajo asalariado y capitalismo, para asumir la contradicción, no defendiendo el trabajo sino la vida. Porque la contradicción más importante por la que luchamos es la que existe entre Capital y vida humana.
El modo de producción capitalista, pese a su imagen racionalista y científica también produce mitos, actos de fe gracias a los cuales se sostiene. Uno de ellos es que el trabajo es ajeno a la historia, que existe desde siempre y que, por tanto, no podría dejar de existir. Esto es una verdadera falacia. El trabajo aparece como actividad separada en las sociedades de clase. Y el trabajo asalariado, más precisamente, es la forma que adquiere la actividad humana en el capitalismo. Es por ello que cuando miles de proletarios en el mundo insistimos con la consigna «¡Abajo el trabajo!» no estamos proponiendo que haya que dejarse morir de frío e inanición, sino que debemos luchar para constituir una comunidad donde nuestras necesidades de alimento y techo, así como de goce y creatividad sean puestas en común sin ser una coartada para cuantificarlas y generar ganancias. Aunque parezca extraño en este tiempo inmóvil del Capital que se asemeja a un eterno presente, la mayor parte de la existencia de nuestra especie no hemos vivido de esta manera; ello vuelve evidente que este modo de producción también tiene los días contados.
Otro mito necesario para apuntalar la normalidad capitalista es exponer el trabajo doméstico como un atributo natural de las mujeres, quienes se supone que, por naturaleza, serían buenas cocineras, lavanderas, amantes, sensibles, débiles y, por sobre todo, dependientes. No es ninguna casualidad, el primer paso para la domesticación es la creación de dependencia.

Sigue leyendo