Presentación del libro: Contra la Democracia

VsDemocracia

 

TODXS INVITADXS!!

VIERNES 25 DE MAYO 2018 7:30 PM

CLANDESTINA [Dr. Arl #128, Santa María La Rivera]

Revolución Mundial Editorial

 

 

 

Anuncios

La mayor promesa, la mayor mentira

De PERSPECTIVA INTERNACIONALISTA

peligro-comunista1El centenario de la Revolución de Octubre ha sido un asunto bastante apagado. No hubo desfiles en la Plaza Roja ni en Tiananmén, ni demostraciones, ni festividades. Incluso los izquierdistas le prestaron poca atención, con excepción de aquellos que sueñan con que Octubre se repita, esta vez con ellos mismos en el papel de los bolcheviques. En la mínima medida en que los medios de comunicación mencionaron el aniversario, fue para comentar que el comunismo había colapsado afortunadamente. Algunos le dieron un poco más de espacio. The New York Times Book Review, en su edición del 22 de octubre, dedicó siete artículos relacionados con el tema. Notablemente, en lo que se entiende como una crítica al totalitarismo, todos decían lo mismo: El comunismo es un experimento fallido, vivimos en el mejor de los mundos posibles. Sin discusión. Uno de los autores fue Francis Fukuyama, famoso por su afirmación de que el fin del régimen “comunista” en Rusia anunciaba “el fin de la historia”: inevitablemente todo el mundo se volvería capitalista y democrático. No hay otra alternativa.

Tan escasa atención es notable ya que, desde cualquier punto de vista, la Revolución de Octubre fue un terremoto que dejó profundas huellas en el curso de la historia. IP ha publicado varios artículos al respecto [i], pero no queremos dejar pasar este centenario sin hacer algunas observaciones sobre su relevancia en la actualidad.

Sigue leyendo

Diez tesis acerca de la proliferación de Egócratas

Prostesta_y_Represion_by_s_caruso

1977, Freddy Perlman, “Anything Can Happen”

I

El Egócrata —Mao, Stalin, Hitler, Kim Il Sung— no es un accidente, una aberración o una irrupción de irracionalidad, sino una personificación de las relaciones del orden existente.

II

En un principio, el Egócrata es un individuo como todos los demás: mudo e impotente en esta sociedad sin comunidad ni comunicación, víctima del espectáculo, «el discurso ininterrumpido del orden existente sobre sí mismo, su monólogo elogioso, el autorretrato del poder en la época de su gestión totalitaria de las condiciones de existencia» (Debord). Asqueado por el espectáculo, ansía «el ser humano liberado, un ser que sea simultáneamente un ser social y una Gemeinwesen .» (Camatte). Si expresara ese anhelo en la práctica, en su lugar de trabajo, en la calle, dondequiera que el espectáculo le priva de su humanidad, el Egócrata se convertiría en un rebelde.

Sigue leyendo

Seminario de discusión de la obra “El capital” de Karl Marx

El CISMA hace la invitación al seminario de discusión de la obra “El capital” de Karl Marx, todos los viernes de 6:00 a 8:00 pm (a partir del 1 de sep.) y a sus ciclos de discusiones sobre contribuciones teóricas/practicas revolucionarias (anarquismo, consejismo, situacionismo, autonomía, feminismo, izq italiana) todos los miércoles de 6:00 a 8:00 pm (a partir del 6 de sep).

Más info en la imagen y con Cisma Invariance

Sigue leyendo

CUANDO CRITICAR SIRVE DE ALGO

Extraído de: Terra Cremada #3, noviembre del 2012

 

Hacer de la lucha un continuo romper con los demás no es algo radical, lo radical y lo subversivo es construir algo colectivo en un mundo que ha sido diseñado específicamente para el aislamiento, la soledad y el desencanto.

Prólogo de la Crítica de la Internacional Situacionista, Klinamen y Comunización

 

CriticarPuede resultar como mínimo curioso que una publicación que ejerce la crítica aborde la crítica como tema. Por eso, y, antes que nada, conviene señalar a qué nos referimos exactamente con la crítica y ante todo a qué no nos referimos. Aunque en algunos momentos utilizaremos estos términos no creemos que la cuestión se tenga que plantear como una dicotomía entre crítica constructiva/destructiva, nos parece mucho más acertado considerar desde dónde y hacia quién se ejerce dicha crítica.

Criticar, así, en abstracto, puede querer decir muchas cosas como también puede no querer decir nada. Estamos muy acostumbradas, dentro la lógica de las premisas democráticas, a «participar» mediante la crítica de nuestras «libres opiniones», aunque éstas sólo tengan valor por sí mismo dentro del sistema si son eso que llamamos critica «constructiva».

Sigue leyendo

¿ES EL MUNDO UNA MERCANCÍA? – ANSELM JAPPE

Tomado de COLECTIVO BRUMARIO

[Traducido por Agintea Hausten. Extracto del primer capítulo del libro “Les Aventures de la marchandise. Pour une nouvelle critique de la valeur“ (Denoël, 2003)] 

LAS AVENTURAS DE LA MERCANCÍA. POR UNA NUEVA CRÍTICA DEL VALOR

[Contratapa]

Ha devenido banal decir que el mundo no es una mercancía, que hay que rechazar la “mercantilización de la vida”. Pero nadie osa afrontar el problema central: ¿dónde reside exactamente esta falsedad, esta inversión de la realidad que atribuimos al dinero y al consumo? Marx ya había respondido hacía más de un siglo: los humanos fetichizan el “valor”, fabrican un concepto todopoderoso, un nuevo dios que no tiene nada que ver con la realidad de sus vidas y de sus necesidades.

DentropolisCapítulo 1

¿ES EL MUNDO UNA MERCANCÍA?

Hace unos años, muchos quisieron creer en el “fin de la historia” y en la victoria definitiva de la economía de mercado y de la democracia liberal. La disolución del Imperio soviético era considerada como la prueba de la ausencia de alternativa al capitalismo occidental. Los partidarios del capitalismo estaban tan convencidos como sus detractores. Desde entonces, las discusiones debían versar solamente alrededor de cuestiones de detalle concernientes a la gestión de lo existente.

En efecto, en la política oficial ha desaparecido completamente toda lucha entre concepciones divergentes, y en todas partes, con algunas excepciones, a partir de ahora está ausente la idea misma de que podamos imaginar una manera de vivir y de producir que sea diferente a la impuesta. Este parece haberse convertido en el único deseo de los hombres del mundo entero. Pero la realidad se doblega más difícilmente a sus órdenes que los pensadores contemporáneos. En los años que han seguido a su “victoria definitiva”, la economía de mercado ha mostrado más fragilidad que en el medio siglo precedente, como si en realidad el derrumbamiento de los países del Este no hubiera sido sino el primer acto de una crisis mundial. El desempleo real crece en todas partes, y visto que su causa es la revolución microinformática, nada revertirá esta tendencia, ni el desmontaje del Estado social. Al mismo tiempo, generan la marginalización de una parte creciente de la población incluso en los países más ricos, que retroceden hasta hace un siglo socialmente.

Sigue leyendo

Marx contra el Estado

De Materiales

Marx contra el Estado

El carácter de la Comuna

La mayor objeción a Marx sobre la cuestión del Estado y el parlamentarismo, recae en elKM Manifiesto del Partido Comunista (publicado en el año de 1848), el cual en la parte final aboga por la toma del Estado, haciendo a la par concesión a la burguesía “radical” en Alemania. Sin duda tales posiciones contenidas en ese libelo han sido puestas en tela de juicio por la Historia, por lo que encontrarles una justificación sería absurdo. No obstante, limitarnos a una simplona crítica sin comprender el contexto histórico en que se escribió, nos llevaría a estancarnos en un ámbito meramente superficial o en el peor de los casos, en un reducto puritano e ideológico.

El manifiesto de Marx y Engels, fue un proyecto realizado a petición de la Liga de los Comunistas, una organización conformada desde antes que ellos participaran en ésta. Muchas de las organizaciones comunistas de aquel entonces, habían sido incapaces de romper de lleno con muchas concepciones socialdemócratas, incluyendo la que concierne al Estado. Marx y Engels no estaban exentos de acuñar posiciones erróneas propias de su época. Toda esa situación, generó un terreno de cultivo apto para la separación entre reformistas y revolucionarios.

«Debemos subrayar aquí que las oscilaciones y ambigüedades de Marx y Engels, con respecto a la Socialdemocracia misma, contribuyeron a su obra contrarrevolucionaria. En efecto, durante años las fundamentales críticas programáticas efectuadas por ellos no fueron dadas a publicidad, haciéndose los propios Marx y Engels cómplices de este ocultamiento, por razones de “oportunidad”: las críticas públicas y hasta la ruptura formal con esa organización fueron postergadas “para más adelante”. A la muerte de Marx, como es sabido, Engels se compromete mucho más con la política programática y organizativa de la socialdemocracia, llegando a apoyar la práctica organizativa de esa organización burguesa para los obreros y hasta a darle su toque de “autoridad” para expulsar a los mejores militantes clasistas: es el caso de “Die Jungen” » [1].

Sigue leyendo